Review: "Vorágine" de Airbag (Argentina).


By on 9:57





Por Marcelo Basaure.

Cuarto disco de los hermanos Sardelli en el que se vislumbra una notable evolución, sí bien ya habían dado un giro interesante con “Una Hora A Tokyo” en Vorágine el trío reafirma su condición de verdadera banda de rock, alejada del sonido pop para teens de sus primeras obras.


“Tú Nombre” abre el juego, una canción tan oscura como demoledora, en ella la voz de Patricio se escucha más seria que nunca, hay furia marcada por un gran desengaño, se habla de mentiras, de falta de respuestas, algo así como sí la persona en la que más confiabas o querías te dejase solo o fingiera no conocerte: “Verás caer mil mensajes entre líneas, verás al fín, todo fué una gran mentira”.

Luego nos topamos con el primer corte de difusión: “Dónde Vas” (Viaje Nocturno) el cuál termina de dar el impulso necesario para que se desate la vorágine que nos espera con “Cadenas”, “Tú Locura”, la genial “Cae El Sol” y “Estado Salvaje” quizás ésta última pieza sea la que más representa la idea de descontrol y anarquía que plantea la placa.

El pulso sonoro desciende con “Bajos instintos” que sin embargo, plantea una cuestión que llama la atención desde la letra, quizás una obsesión con el fuego del guitarrista y segundo cantante: Guido, cuando dispara: “Y en la noche vendrás apagando mis incendios” lo cuál puede remitirnos a “Hoy mi mente es un incendio” pasaje letristico presente en “Mi Sensación” canción del disco anterior.

Otro de los puntos altos es “Diez días después”: “Recuerdo que olvidé, decirte lo mejor, decirte que aprendí a pedir perdón” canta Guido logrando conmover, dedicada a alguien que parece ya no estar pero que de algún modo sigue presente como una alucinación recurrente.

Más tarde llega el turno de "Vorágine" solo impecable de guitarra que con sus 53 segundos de duración le da nombre al trabajo para dar paso a “Encerrada en el Placard” y la interesante "Mecanismos de control”.

Finalmente hay que destacar a “Otoño del 82” profunda balada que deja entrever un homenaje a los caídos en la Guerra de Malvinas (ocurrida en 1982, Argentina):“Soldado perdido yo quiero que estés conmigo, que juntos limpiemos la sangre que se ha derramado” además de ser una sincera y resignada declaración amorosa: “Nena quiero que me escuches y leas mis labios, tal vez ésta noche borracho te diga que te amo”.

La maduración sonora, sus letras, la mejora en las voces, en fin, el crecimiento como artistas que han logrado aquí hacen de Vorágine el álbum más lúcido y mejor logrado de la banda.