Mauricio Riveros (Chile).


By on 15:38


 
Décima entrega de TOP 10, ésta sección en la que conocemos los 10 discos favoritos de cada artista que participa, en ésta ocasión lo tenemos a Mauricio Riveros, cantautor y poeta chileno que lideró durante diez años el grupo Truman. Desde el 2010 se lanzó como solista con “La Verdad”, un disco cosmopolita en el que colaboran destacados chilenos y dos españoles clave: Carlos Ann y el pianista de los Héroes del Silencio, Copi Corellano, a continuación los dejamos con su elección:

"Honky Chateau" - Elton John:Cualquiera de los primeros discos de Elton John me resulta fascinante. La influencia evidente de Lennon o Bowie (que se repite de manera mutua y como un patrón en los discos de cada uno de ellos), resultaron en canciones preciosas y sin fecha de caducidad. En este disco aparece “Rocket man”, de un playlist de esos que estoy seguro que cargaré para siempre.
"The boy with the X rays" - Babyloon Zoo:Quizás la mayor gracia de este álbum es que Jas Mann, su cantante y su cerebro, no solo lo haya producido, sino que también haya tocado todos los instrumentos. En la época en que apareció sonó futurista con la advertencia del single “Spaceman”, pero ahora es como una historia de ciencia ficción con trajes no tan impactantes. El abuso de una instrumentación sintética quizás le haya restado un poco de frescura dejándolo en desventaja ante el paso del tiempo. De Jas Mann tomé la falda de seda para mí estética, como supongo que él le pidió más de algo a Bowie. El disco que le siguió a este no estuvo a la altura y me hizo perderle la pista, pero de éste, me quedo con todas sus canciones, con pasajes muy bellos como “Is your soul for sale?” o “The boy with the X ray eyes”.
 
3º “Listen without predjuice” - George Michael:“You can’t always get what you want…”, solo ese guiño a los Rolling Stones me bastó para darle una oportunidad al segundo disco en solitario de George Michael, un álbum en el que no sólo se mostró como un cantante extraordinario, si no que también como un compositor más interesante. “Waiting For That Day” es una de mis canciones favoritas para siempre. A más de alguien le puede sorprender que sea un disco que tenga un espacio entre mí colección, pero para ser honesto hay varios guiños a él en mí propia música.
 4º “Dirt” - Alice In Chains: Este disco me conecta con la época en que comencé a componer mis primeras canciones. “Dirt” es una exposición en alta definición de la oscuridad y el dolor que puede experimentar un ser humano, que a veces se hace parte del camino, y que no es necesario pasar por lo mismo para entenderlo en una obra. De este disco me resulta encantadora esa relación de autoestima/odio y amor, de crudeza y brutalidad, y aún luego de eso, encantar.

5º “Low” - David Bowie: Es difícil escoger sólo un disco de Bowie, pero alguno de mis favoritos se me hace esencial en mí top 10 personal. Su garantía artística siempre ha sido no repetirse, lo que es también un denominador común en varios de mí lista. En 1977 Bowie publicó “Low” que es un disco que no sólo desafía las estructuras en términos de composición, si no que también explora el lado instrumental, recurriendo a la nostalgia en lo musical más que en lo sonoro, pero también en los momentos con textos. Pasaje clave del disco y de mí banda sonora personal es “Always crushing in The Same Car”, una pieza conmovedora aunque la haya oído mil veces siempre termina poniéndome la piel de gallina.

“Turn on the bright lights” - Interpol: Al escucharlo por primera vez pensé que tenían algo de Joy División, pero solo un poco, y lo suficiente como para partir de ahí con personalidad propia. Siempre me conmovieron los cantantes que parecían que se iban a matar en medio de una estrofa, o de las atmósferas claustrofóbicas, con melodías a la deriva, como las de este disco que iban por esa línea. Este disco marcó cierto periodo de mí vida también. Les vi en vivo años después y fue como una fotografía sonora que volvía a brillar.
“Radical Sonora” - Enrique Bunbury: En los tiempos en que estaba grabando el primer álbum de Truman, mi ex banda, este disco fue un buen aliado, ya que yo venía de armar y desarmar alineaciones del grupo, y finalmente terminé alejándome del formato más común del rock. Allí fue cuando comencé a trabajar con secuencias y programaciones para poder armar ese primer disco, lo que me acercó bastante más a la electrónica, tal como le había sucedido a Bunbury con “Radical Sonora”. Lo descubrí tarde, y con mis canciones ya hechas, así que fue más un aliado que una influencia. Este disco es de esos que te advierten que son un viaje más que sonido de fondo, todo gracias a la poesía y a su vigencia incluso mas allá de las ropas con las que se vista a una canción.

“Bushido”– Bushido:Fue un privilegio el tener este disco apenas salió. Su rollo poético y de egos con cuatro poetas, Bunbury, Carlos Ann, Morti y Shuarma, me cautivó e influenció en más de alguno de mis álbumes.Con este disco aprendí que se podía hacer un disco de rock y poesía en español sin tener ningún otro norte que darle a la canción lo que necesitara. Gracias a Bushido conocí a Carlos Ann, quien hace gala de su intensidad en la interpretación como pocos de su generación, e incluso de la mía, por eso más tarde le invité a mi disco “La Verdad”. Bushido fue una supernova de poesía extrema y elegante, un disco adelantado, que revolucionó la composición colectiva, y que recién hoy algunos se atreven a reconocerle como un disco de culto. Para mí es un trago embriagador de eterna poesía al que recurro de vez en tanto.
  “Without you I’m nothing” - Placebo:Este es el segundo disco de Placebo y uno que concentra de manera intensa algo que no está en ninguno de los otros que han hecho, que son esas declaraciones de amor dulces y obsesivas, lo que lo hace un álbum tan poético como maldito. Musicalmente logra varios instantes preciosos a través de la simpleza, ya que no abusa de su producción. Para mi es uno de los mas interesantes discos del grupo, y pasando por alto esos tracks de los que abusó la radio como “Every you, every me” o “you don’t care about us”, y que multiplicaron en las calles de Chile clones de Brian Molko, el balance es que todavía me es un disco favorito, y fuera del alcance de toda exposición quedaron canciones como “Ask for answers” o “Burguer Queen”.
 10º "Suede" - Suede: Una de mis bandas favoritas de la vida. Para hablar hoy de este disco es necesario entender una época, cuando no existían mega bandas como Oasis, y los chicos todavía no corrían por millares para hacerse el corte de cabello de moda, porque aun no se esparcía el germen del brit pop que terminó tomándose todo el champagne del mundo y, antes que todo eso, este disco se me presentó como un disco de rock. Los ingleses Suede, una banda que promediaba los 24 años, niños geniales con el rótulo repentino de estrellas de rock, que miraban sus discos de cabecera con respeto, pero nunca tanto, porque estaban haciendo cosas grandes también y lo sabían. En este disco debutaron como compositores de piezas monumentales y de solos épicos, con las guitarras salvajes de Bernard Butler compitiendo por protagonismo con el carisma in crecendo y la exploración vocal de Brett Anderson. “Suede” es un disco demasiado audaz, sexy, tierno, ensoñador, perverso y melancólico, como todas las canciones que ha compuesto Anderson y por las que se convirtió en uno de mis cantantes favoritos para siempre.

Escucha a Mauricio Riveros: