Crónica: Lo Mejor De El Carpazo 2015.


By on 18:14

 Crónicas

La fuerza de El Carpazo.


El Carpazo es un festival de música realizado en Quito, Ecuador. Este año cumplió su tercera edición y lejos de ser una segunda opción para el fin de semana, dejó muy claro que en Ecuador también se celebra y aprecia la música independiente.

Cobertura y fotos por Martín Cordova. Abril 27, 2015.



Este año contó con su line-up más ambicioso y extenso hasta ahora, entre bandas nacionales nuevas que están sonando muy fuerte (Alkaloides, Estéreo Humanzee, Daniel Merchan Pastor) a bandas internacionales de renombre (Los Tetas, Brazilian girls, Él Mató A Un Policía Motorizado) hasta el regreso y despedida de una emblemática banda quiteña, Biorn Borg. El Carpazo estuvo lleno de sorpresas, desde una rueda moscovita a comida orgánica y por supuesto, música durante todo el día. 

Con solo dos escenarios (dos carpas) llegué pensando que no iba a poder ver a todas las bandas o que tendría que verlas incómodo o muy de lejos, pero debo enfatizar que la puntualidad de este festival fue excelente y en efecto, casi ninguna banda se cruzaba y quien se lo proponía, podía ver todos los actos, claro que no en primera fila pero si en puestos decentes. 

Para no hacer larga y tediosa esta reseña, voy a ensillar mis cinco shows favoritos. Este top, a parte de ser mi gusto personal, está también basado en la reacción del público, carisma de la banda, etc. Sin embargo debo decir también que todos los shows me gustaron, no hubo ninguno del que haya salido decepcionado o con una mala impresión, solamente aquí pondré los que en mi opinión me dejaron más satisfecho y personalmente, los que más disfruté.

Tripulación De Osos.
Esta fue probablemente la banda menos llena del festival (también por la hora, eran la segunda banda en presentarse) pero sin embargo siendo una banda totalmente nueva aquí, demostraron bien de que están hechos y que pretenden. Una buena demostración de su sonido, promocionando su disco debut ‘Robormiga’. A pesar de ser una banda nueva, bastantes de los que vimos el show nos sabíamos un par de canciones, y esto hizo su tocada más especial. Sin duda una banda a la que hay que seguirle la pista.


La Máquina Camaleón.
Este fue el show que más de cerca vi, por como estaba puesto el escenario, tuve a la banda muy de cerca y pude experimentar todo. Le tenía pica pendiente a ellos porque me los perdí la última vez que vinieron a mi ciudad (Guayaquil) así que este show tenía una gran expectativa detrás. La Máquina Camaleón probablemente sea de las mejores bandas que hay en Ecuador hoy por hoy, y en vivo simplemente lo reafirman. Desde el carisma del frontman, Felipe Andrés Amarilla, conocido como ‘El Camaleón’, hasta su música en si, el show hizo bailar, cantar y hasta pelear a dos chicas que estaban al lado mío por conseguir un puesto adelante. Todas las capas de sonidos experimentales que creaban hizo que la pequeña carpa donde estaban se llene de alegría ni bien abrieron con su tema ‘La música’.


Los Corrientes.
Los Corrientes es una banda de mi ciudad (Guayaquil) tocan pop urbano mezclado con toques de cumbia y siempre son una buen show que ver. Ya los había visto varias veces así que me imaginaba a lo que iba, para mi grata sorpresa estuvo mucho mejor. No se si será por las pocas veces que tocan en la Sierra, pero la gente se conectó instantáneamente con ellos una vez subidos al escenario. Nos hicieron bailar a todos, no había nadie quieto en ese momento, la gente pedía sus canciones como si fueran una banda clásica de Quito. El frontman, Betoman, siempre con su sabiduría guayaca, conversaba con la gente entre canciones y daba su opinión acerca de algunas cosas, esto solo prendía más a la gente que al son de la trompeta y el saxo sudó todo lo que pudo. Entre amorcitos (una especie de poemas) y ritmos guayaquilepos, Los Corrientes se ganó al publico, incluso cuando terminaron, todos sentimos que faltaron canciones y pedimos que regresen.


Él Mató A Un Policía Motorizado.
La primera vez que escuché esta banda argentina fue en el 2012, mi primera impresión fue que es de esas bandas a las que uno se resigna ante el hecho de que jamás las verá. Sin embargo cuando los anunciaron fue una de las mejores noticias que me han dado en lo que va del año. Pensaba también que no iban a llenar tanto o que no mucha gente los reconocería, una vez más me equivoqué. En este show la gente estaba unida, todos cantábamos las canciones y pedíamos más y más. Fue un show dinámico lleno de grandes coros y en general, un show que dejó muy satisfechos a todos. Aunque fue muy poco lo que conversaba la banda, se notaba un cierto encanto y hasta timidez en su cantante, quien agradecía casi que en voz baja pero se notaba que estaba pasándola muy bien. Hubo casi al final alguien que se trepó al escenario a cantar y abrazarlo y fue recibido de buena manera en vez de con rechazo. Cerraron con la canción que la gente pidió desde el comienzo, ‘Chica Rutera’ y fue cuando más se le partía la voz a todos. Memorable show.


Biorn Borg.
Largo lo mejor de la noche. El tan esperado regreso y despedida de Biorn Borg. Esta banda tiene historia en Ecuador y es de las más importantes de Quito, un clásico sin duda. Yo estaba al frente al pie del escenario y a ratos se sentía que toda la carpa se iba a venir abajo. Ni siquiera en Smashing Pumpkins en Lollapalooza sentí tanta gente encima.
Llegaron al escenario y todo el festival colapsó, saltando, mosheando y coreando fue como se vivió este show. No podía ser de otra forma. Abrieron con mi favorita ‘El Man’ y desde entonces todo fue para arriba, las guitarras destrozaban el parlante y la voz y energía que transmitía la vocalista, Sofia Abedrabbo, era impresionante, la tuve en frente cantando y no podía digerir que estaba teniendo el honor de verlos. 
Cada canción sonaba mejor que la anterior: ‘Mermelada’, ‘El Sinki’, ‘Iceborg’ y la emotiva ‘Síndrome de Upsala’ fueron algunas de las que más emoción tuvieron para mi. Pero sin duda quien más sintió el show fue el bajista y cantante, Toño Cepeda. Se entregó al público de todas las maneras posibles, al final incluso soltó un par de lágrimas de la emoción de lo que estaba pasando. Dejaron claro que no regresarían, pero que manera de despedirse. Una de las mejores cosas que he vivido.

Site Oficial del Festival El Carpazo.