Entrevista a Maximiliano Calvo.


By on 13:49

Navegando hacia nuevos mares.


El músico argentino Maximiliano Calvo nos cuenta como es su debut discográfico tras cesar sus actividades con la prometedora banda Intrépidos Navegantes. El inquieto compositor se encuentra indagando en las raíces de la música popular latina y ríoplatense. El próximo 8 de septiembre presentará "Mambo y Tecnología" primer corte de difusión de su nueva producción.

Por Marcelo Basaure. Julio 24, 2015.

Mute Magazine:¿Cómo te sentís en esta nueva faceta de solista tras darle un respiro a tu banda Intrépidos Navegantes?
Maximiliano Calvo: Es algo que vengo cultivando hace mucho tiempo. Creo que todos los compositores tienen un lado solitario muy grande porque es ahí donde nacen los primeros destellos de las composiciones. Lo mío se fue gestando de a poco en paralelo a la banda, investigando mucho la música de raíz de Latinoamérica. Igualmente ya hace unos años con los Intrépidos Navegantes hicimos una canción de Eduardo Mateo con Martín Buscaglia que en algún punto nació de mi pulsar como amante de la música de ese país. 
En fin, más que nada siempre fui muy amante de la música del Río De La Plata y con el tiempo esa cadencia se me vino encima y empecé a investigar en el canto con caja que viene del norte argentino, empecé a hurgar más en nuestras raíces folclóricas y a trabajar con guitarra de nylon, que es un elemento que en el rock por lo general se deja de lado. 
Todo este mejunje de cosas te imaginarás dio como resultado una necesidad muy fuerte de mostrar mis canciones en formato "solista", si se lo quiere llamar así, o de simplemente ampliar los horizontes. 
Al fin y al cabo yo estaba muy cómodo tocando con los chicos pero como soy tan inquieto siempre necesito tocar con gente nueva, conocer nuevas cosas, salir de mi zona de confort todo el tiempo, dar conciertos sin parar, mostrar mi material en varios formatos. 
Es algo bastante agotador para hacer en banda o de a muchas personas, entonces decidí hacerlo solo, que sea un camino personal, siento que este nuevo horizonte de música de raíz hace que la investigación y el aprendizaje no terminen. 
Imagino que de aquí a unos años estaré mutando mi música sin parar. Siento que tengo la posibilidad de probar lo que quiera y no me lo quiero perder, aunque por el momento quiero mantener el formato canción. Que todos esos estilos, ya sea Chamarrita, Marcha Camión, Vidala, Cuenca, Zamba, pasen por mi foco de música popular y que terminen siendo "aires a..." porque no creo que respete todas las estructuras tal y como son, sería volver atrás, creo yo, pero sí quiero conocerlas para poder hacer la mixtura con todo lo mío.

"Llevamos la necesidad de cariño desde muy bebés y creo que es la que nos acompaña a la hora de hacer canciones. Se me hizo bastante más fácil escribir estas canciones, sentí que solo debían representarme a mí y eso me alivió. Creo que son de las primeras canciones en las que realmente me abro y cuento cosas muy íntimas".  

 Mute Magazine: "Mambo y Tecnología" es el primer corte de difusión del álbum ¿qué representa ésta canción para vos y por qué la elegiste como carta de presentación?
MC: El disco es, a grandes rasgos, un retrato del momento de ruptura con mi última pareja. Mambo y Tecnología cuenta muy bien todo eso. Es una de mis poéticas más claras, más descriptivas.Te diría que es una especie de relato tomado del Decadentismo francés donde el personaje principal siempre se mantiene en las penumbras, hay algo de anti-héroe pero con humor también, tomando todos los problemas que nos puede causar hoy una antigua conversación de una red social o un mal entendido tecnológico dentro de la pareja. 
La letra comienza relatando tal cual lo que sucedió: "Aún recuerdo, tiraste mi ropa al pasillo y dijiste: no vuelvas jamás por aquí", el puente o la parte b es la que tiene el chascarrillo literario, "Cada cual con su Mambo y su Tecnología" y termina yendo a un estribillo bastante desgarrador que dice "Vos ya hiciste tu vida, yo no puedo rehacer mi vida. Vos ya hiciste tu vida, sin mi, y yo sigo viendo fotos tuyas en la red. Mambo y Tecnología".
Me pareció una buena carta de presentación para el disco pero también antes ya había mostrado en versión en vivo Nicanor que es una canción que habla de mi hijo del futuro. Un juego literario, también, donde me imagino que le diría a mi hijo. 
El disco tiene varios matices, lo que me gusta es que todas las letras tienen un gancho lúdico que las hace especiales. Me fijé bastante en poder ser claro y decir de manera más concisa lo que me sucedía sin dejar de perder la sutileza poética. Y en el medio de ese viaje encontré como poder meter un poco de humor en las canciones para que no sean tan densas. Al fin y al cabo tragedia más tiempo igual comedia. 
Siempre tuve una visión tragicómica de la vida y creo que este disco la retrata muy bien. Creo que por eso elegí Mambo y Tecnología como primer corte, siento que es el que mejor relata un momento realmente doloroso de mi vida con una visión cómica de aquella historia, incluso se lo mostré a la chica de la cual hablo en la canción y nos reímos los dos. 
Al fin y al cabo el tiempo hace que todo sea menos dramático.
Mute Magazine: ¿De qué música te has nutrido para concebir tu primer larga duración?
MC: Un poco creo que ese néctar de inspiración es más fuerte que uno como compositor. Uno no puede elegir de que nutrirse para componer una canción, tal vez sí se pueda ser más objetivo a la hora de vestirla buscando referencias de arreglos pero creo que para componer hay que intentar aislarse bastante. De hecho cuando quiero que una canción me salga de una forma o de otra no sale. Si te podría decir que estoy muy influenciado por toda la música del Río De La Plata y de España que se ejerce con guitarra de nylon. 
Te podría decir que me empezó a gustar la posibilidad de que la canción se sostenga con mi voz y con mi guitarra. Entonces en el disco hay mucho de eso. Las canciones no dependen de arreglos puntuales como se usa mucho hoy en la música sino que dependen más de la historia que te estoy contando, de la forma en que te la cuento y de la sensación que ese relato te dé. 
Es un poco más complicado porque ahora, de cierta forma, todo depende de mí.

Mute Magazine: En tus composiciones se destaca la influencia de la música rioplatense y latina ¿en qué momento sentiste que este gusto sonoro comenzó a pesar mucho más que cualquier otra influencia contemporánea tanto como para parar por un tiempo con tu banda Intrépidos Navegantes?
MC: Es que esa música del Río De La Plata o de Latinoamérica también está pasando ahora. No es que estoy volviendo a reminiscencias pasadas únicamente. Hay mucha música que hoy se puede escuchar en todos lados que tiene ese tinte. Yo creo que estamos perdiendo gran parte de nuestro patrimonio sonoro por intentar hacer música de afuera, no digo que este mal eso. De todas formas uno siempre que se pierde se vuelve a encontrar. Creo que de eso se trata.
 Mute Magazine: ¿Cómo van naciendo las letras de tus canciones?
MC: Es extraño, porque en realidad hay pocas temáticas de las cuales hablar, deben ser más o menos cinco o seis. El amor, el desamor, el enojo, la soledad, la disconformidad, el placer y alguna que otra sensación más casi siempre que sale de esa musa que bien, o te rompió el corazón o te alegró los días. Tal vez termina siendo una canción en contra del embotellamiento o de las horas que trabajas por día de más pero al fin y al cabo, adentro, creo que hablan de la falta o la consistencia del amor. Llevamos esa necesidad de cariño desde muy bebés y creo que es la que nos acompaña a la hora de hacer canciones.Se me hizo bastante más fácil escribir estas canciones, sentí que solo debían representarme a mí y eso me alivió. 
Creo que son de las primeras canciones en las que realmente me abro y cuento cosas muy íntimas.  Es una especie de cuento del rompimiento de una pareja, track a track te vas a enterando que fue sucediendo. Incluso cuando imagino a un hijo, el hijo que tendría con ella. 
Es un disco fuerte en el cual dejé todo en las canciones. Siento que puede llegar a ser muy representativo para otras personas que pasaron por lo mismo. Volviendo al concepto de que todos más o menos lloramos por lo mismo o pasamos por las mismas cuestiones es que hice una canción que se llama El Llanto Universal, en el cual cuento un poco mi visión de todo eso. La vida es más o menos la misma y todos tenemos los mismos problemas nada más que vamos tomándolos como nos parecen o como los sentimos. "Todos lloramos por lo mismo" pero cada uno a su manera.

Mute Magazine: Últimamente ha asomado con fuerza una nueva generación de bandas impulsadas por jóvenes músicos y la ciudad de Rosario ha sido y es protagonista de ésta incipiente movida, vos como oriundo de ese lugar formas parte de ese núcleo ¿Qué opinión tenés respecto a la nueva escena rosarina? ¿qué artistas te gustan?
MC: Rosario siempre fue un semillero de artistas. El Río Paraná y la idiosincracia poética que conlleva toda la costa, el barrio de Pichincha, el centro y sus cúpulas. El Palacio Fuentes, el teatro El Circulo, la Sala Lavarden, más allá el campo, Funes, Roldán y toda la magia que representa la historia en sí. Han salido músicos gigantes de la ciudad, para nosotros, las generaciones nuevas, no es cualquier cosa enfrentarnos con eso pero por suerte cada uno va armando su camino.

Mute Magazine: El día 8 de septiembre vas a estar presentando tus nuevas canciones en el Centro Cultural Borges (CABA) ¿Qué tipo de show tenés pensado dar?
MC: Desde que empecé a tocar no paré. Toqué con miles de formatos mis canciones y en muchísimos lugares. Siempre con la premisa de divertirme y que el momento del concierto sea un momento de jolgorio para mí y para el espectador. Ahora, culminando todo este proceso que pasé en los escenarios, decidí unir todos esos formatos en un solo concierto. Habrá un momento en el cual estaré solo, otro momento de dúo piano/guitarra, otro momento con intervenciones electrónicas y muchísimos momentos de la banda entera tocando. Será un concierto atractivo. Lo pienso como un pequeño viaje por todos los estados de ánimos musicales.

Site Oficial.
Fotografía: María Muñoz Larreta.