Crónica: Astro + Little Jesus en Niceto Club.


By on 12:59


Astro y sus chicos de la luz.

La banda chilena Astro se presentó el pasado martes 04 de agosto en Buenos Aires junto a la banda mexicana Little Jesus y las agrupaciones argentinas Silvestre Y La Naranja y Phonalex.

Por Martín Córdova. Agosto 04, 2015.


Siendo la primera vez que iba a Niceto, dado que a penas tengo una semana viviendo en Buenos Aires, me perdí un poco antes de llegar. Finalmente llegué a hacer la fila para la boletería.Entre arreglos y puestas de escena el show arrancó a las nueve, con Phonalex. 

Phonalex. 
Tienen buen sonido de estudio, lo que pueden mejorar en vivo es un poco la puesta escénica, no sentí mucha creatividad, ni mucho deseo de tocar. A pesar de que pudo haber sido mejor, fue un buen opening act, las letras cerati-influenciadas acopladas a un sonido de indie/rock contemporáneo crearon una interesante propuesta que no se pasó del tiempo que tenían y se fueron bien aplaudidos.

Little Jesus.
Para mi sorpresa le siguió la banda de indie rock mexicana Little Jesus, que presentaron algunos de los temas de su disco debut llamado Norte. A este disco le pasa lo contrario, algunas canciones se sienten calmadas y de no tanta expresividad, sin embargo en vivo se explayan mucho más de lo que uno creería e invita constantemente a bailar. Tocaron temas como: Berlín, Truco, entre otras, lamentablemente no tocaron mi favorita, Cretino. Pero se los puedo perdonar. El baterista de la banda fue uno de los miembros que más energía emitía, durante todo el show constantemente hacía contacto visual con sus compañeros y daba remates inesperados que le daban constante vida y fuerza a las canciones. La banda ha estado constantemente tocando últimamente y todavía tiene un par de fechas en Sudamérica, entre esas este viernes 8 de agosto en el festival de invierno Geiser Discos.


Después de conocer y felicitar personalmente a la banda Little Jesus me quedé más atrás de la tarima para tener un poco más de espacio y salida rápida a la barra para ver a Silvestre y La Naranja

Silvestre Y La Naranja.
Ofreció un decente show, cargado de distintas emociones que la banda nos iba haciendo sentir durante todo su set. El grupo se valió de los visuales para crear toda una experiencia mezclando su sonido que coincidía muy bien con las proyecciones. Cada instrumento tuvo su momento en este show, el bajo pudo hacerse escuchar bastante a ratos pero a la larga predominaban mucho más los teclados en un show de rock alternativo, con momentos de psicodélia en los bordes. Las canciones fluían excelente una tras otra.

Astro.
Después vino lo que sería la pausa más larga de toda la noche, la espera de Astro. El lugar ya estaba casi repleto y caminar se volvía difícil, ni se diga comprar una cerveza. Empezó Astro, abriendo con una canción del nuevo disco titulado Chicos De La Luz (2015) y haciendo un repaso por algunos de sus trabajos anteriores. Este fue un show vibrante, eléctrico e incluso el más interactivo de la noche. Noté que no usan drum-machines o samples, la percusión la generan en vivo, lo cual es genial porque agrega el factor error o improvisación que una computadora no te da. 
El frontman, Andrés Nusser, me recordó, tanto física como en puesta en escena, a Mario Cuomo de The Orwells, banda de punk/rock de Illinois. Si bien sus géneros son diferentes, la energía que transmitía el chileno, como disfrutaba tocar,  como distorsionaba a veces su voz e incluso hazañas como treparse al segundo piso del lugar, de cierta forma evocaron a Cuomo, para mi. Sin duda las guitarras aquí son una grata sorpresa para todos ya que traen rock, que uno no se espera, a la mezcla, rock fuerte debo decir pero que se sabe combinar y la banda sabe cuando hacer aparecer estos tintes más pesados para que no se sientan desubicados, si no complementarios. 
El clímax del show se presentó pasada tal vez la mitad del show, cuando tocaron ‘Maestro Distorsión’ que se desprende de su reciente disco.  Aquí todo se mezcló, los sintetizadores y la percusión contrastaron con las voces acapella del público para crear ese momento que todos deseamos en un concierto, cierta intimidad con la banda y nuestra mayor muestra de aprecio, de otra manera, además de haber pagado la entrada. Sin duda la gente disfrutó, se sentía la vibra por donde quiera que veas, gente coreando en grupo, solitarios bailando, pero todos estaban enfocados en digerir todo lo que Astro nos estaba dando. Acabó mas temprano que tarde, dejándonos con ganas de mas pero satisfechos. Astro perfila uno de los mejores discos del año y saca la cara cada vez mas por Chile que viene pisando fuerte en Argentina y México.

Fotos: Indie Air, Silvestre Y La Naranja y Astro.