Entrevista a Neon Dominik.


By on 18:45




Al ritmo de Neon Dominik.

El prometedor dúo peruano, nos presenta un mixtape, cuidadosamente seleccionado para Mute Magazine. Además, nos adelantan el sonido de su nueva producción discográfica. 

Por Isaac Basaure. 27 de abril de 2016.
Fotógrafa: Camila Vidal Eléspuru.

¿Cómo surgió la idea de hacer un mixtape?
Varios artistas que nos gustan lo hacen. Es una manera fácil de enterarte de qué andan escuchando y acceder a música siempre nueva, que está en rotación, y a la que normalmente no tendrías tan fácil acceso. Ya están los temas seleccionados, de acuerdo a un género o a un mood, así que pasa por una cuestión de practicidad también, de no preocuparte por lo que va a sonar los siguientes 40 minutos. Nos animamos a hacer el mixtape (y mixtapes en general) porque es una manera de generar un ambiente y un mood específicos a través de determinada selección de tracks, más allá de simplemente compilar música aleatoriamente. Ese es un concepto que siempre nos ha interesado/cautivado.
Se han posicionado como una de las promesas de la avanzada peruana ¿cómo definirían su propuesta? 
Definiríamos la propuesta como un duo de electrónica live. A pesar de que la palabra “live” está bastante manoseada, consideramos que es lo que mejor y de manera más simple nos define. 
Somos una caja de ritmo con basslines y sintetizadores en vivo, usamos una laptop para lanzar algunas voces de nuestro disco habladas -ya que las cantadas también son en vivo-, y, cuando el tipo de show lo permite, tratamos de incorporar elementos que han estado presentes en el disco, como guitarras y percusión, para rescatar este lado más orgánico (otra palabra manoseada jaja) de la electrónica, este concepto del performance en vivo.
Muchas veces la gente confunde esto con ser djs. Pero nosotros no seleccionamos música para darle play y modificarla en vivo, sino que tocamos nuestras propias canciones, temas que compusimos y diseñamos al detalle y que tocamos para el disco. Somos como una banda de rock, -un duo en este caso-, pero con sintetizadores y drum machines en vez de guitarra, bajo y batería.
Y, principalmente, lejos de este afán por categorizarnos, somos un ente artístico con una gran necesidad de expresar. Tenemos mucho que decir del hoy, de la juventud, de este entregarse a los estímulos del día a día que sentimos es algo característico del momento en el que vivimos, y nos encanta. Queremos fotografiar el momento actual de la escena local y mundial según nuestros propios ojos, ser espectadores y también partícipes, tomando la foto y siendo parte de ella a la vez.

¿Cuánto ha evolucionado el sonido de la banda, desde aquel prometedor debut?
Mucho. “Lightness” no fue pensado como un disco en un principio. Ocurre que teníamos canciones de todo tipo mientras pasábamos por esta especie de limbo musical después de salir de proyectos previos, así que simplemente quisimos reunirlas para que no se pudrieran en nuestras laptops. Después de descartar muchas y escuchar las seleccionadas, nos sorprendió mucho el sentido y la coherencia casi mágicos que había entre ellas. Las canciones del “Lightness” tienen en su esencia varios sentimientos encriptados que nos resultaban muy sinceros porque eran fiel reflejo de nuestro momento artístico, sin haber sido tan conscientes de eso a la hora de plantearlo como un álbum.
El modo en que concebimos nuestro primer disco es abismalmente diferente al proceso del actual. Partiendo porque, como ya explicamos, Lightness surgió por una necesidad de dar sentido y terminar ciertos temas y agruparlos en… ¡y así nació Neon Dominik en realidad! Casi al terminar el álbum, porque creíamos que no se parecía a nada de lo que habíamos hecho antes.
Y en este caso, el punto de partida es casi opuesto: sabemos que estamos haciendo un nuevo disco y estamos componiendo temas en función él. Sabemos cómo queremos que suene y por qué camino llevarlo. Tenemos claro qué es lo que queremos hacer, es por eso que creemos que el resultado va a ser más homogéneo en cuanto al género, que es lo que no llega a pasar del todo con Lightness, que es difícil de encasillar. Esta vez quizá estamos apuntando a hacer un álbum más definido e identificable y, sobre todo, especialmente diseñado especialmente para ser tocado en vivo al 100%, a diferencia de Lightness, que está lleno de capas y capas de sonido, que ciertamente lo vuelven un álbum redondo y lleno de vida, pero a veces hacen difícil de reproducir en toda su complejidad en vivo por solo dos personas.

En el Perú se ha formado una prometedora y joven escena musical ¿Qué piensan del nuevo circuito musical peruano? ¿A qué atribuyen que cada vez, surjan más grupos nacionales talentosos?
Si comparamos el panorama musical local de la actualidad con el de algunos años, por supuesto que notamos un crecimiento, sobre todo porque hay propuestas que representan el momento actual de la música, cada una en su género o subgénero, pero no creemos aún estar a un nivel competitivo internacionalmente, salvo algunas contadas excepciones. 
Mientras la mayoría siga añorando el rock y viéndolo como el rey de los géneros, mientras se menosprecie a las bandas que han evolucionado en sonidos más actuales y nuevas tendencias, el boom seguirá siendo un bluff. Existen muchos prejuicios al incorporar nuevas tecnologías en la música, como incluir una laptop por ejemplo, este elemento tan icónico de nuestra época, y convertirla en un instrumento más de la performance en vivo, podría considerarse casi un sacrilegio por algunos, así nos pasemos el día entero conectados a Facebook sin ningún remordimiento. 
Mucha gente todavía conserva esta mentalidad un poco retrógrada y purista, como si fuera ilícito o barato aprovechar estos recursos para crear música, cuando precisamente lo que se está logrando con esto es captar las sensaciones del presente (o incluso del futuro), dejando de lado esa obsesión casi religiosa de mantener la música “pura” y sacramentada. Por supuesto que admiramos y hemos escuchado a las grandes bandas de las grandes épocas, pero no nos hemos quedado en eso. Eso ya pasó. 
La música sigue evolucionando y lo seguirá haciendo, evoluciona con el hombre. Añorar tendencias obsoletas es quedarse en el pasado. Es en este punto en que la mentalidad es muy local aún (nadie que piense así podría entender a Brian Eno, por ejemplo, sería un pelotudo), y, por otro lado, el grupo de gente que sí está metida en la onda más actual absorbe todo pero termina aceptando como un hecho irrefutable que todo lo que suena actual es indiscutiblemente bueno, lo cual termina siendo un problema mayor cuando este criterio se establece en los circuitos de difusión, y personajes como los gestores culturales por ejemplo, que si bien son los principales apoyos para la evolución de una escena, se convierten en un filtro bastante inútil al momento de definirla.
Sin embargo, la gente de 17 en adelante está buscando música que vaya con su actual estilo de vida, y mientras la nueva música siga alimentando esa onda, tendremos, como ahora, una explosión de bandas nuevas con un sonido fresco. Si bien el apoyo es igual de ingrato por parte de los medios, creemos que cada vez el papel de estos pierde importancia con la aparición de las redes sociales. Finalmente el público con acceso a ellas es nuestro público objetivo, no necesariamente los oyentes de radio, eso no importa más, no son los medios quienes hacen que las bandas exploten, sino la gente. Antes existía un Elvis y estaba donde estaba porque era bueno, ahora una campaña de marketing te puede llevar a tener muchos likes y apariciones en medios pero eso no necesariamente se justifica al escuchar la propuesta.
¿A qué creemos que se debe ese pequeño boom? A internet, la inmediatez y a los hipsters.
La gente ya no debería estar pensando cosas como “el Bowie de Ziggy Stardust era mejor, en los ochentas se fue al carajo” (sí, hay gente que piensa eso), y tal vez si debería tomarse el trabajo de tratar de entender la evolución de la música y de los verdaderos músicos. Aunque sabemos que esto ocurre en todos lados, ese es un camino largo aún que otras sociedades con más contacto con lo musical tienen más claro.

¿Cómo será el sonido del nuevo disco?
Como ya adelantamos, mucho más puro y directo, básicamente. Predominarán los cortes duros de house lento, con matices de vaporwave (que hemos re descubierto últimamente). Eso sí, estará orientado al show, al live. Estamos diseñándolo para ser ejecutado al 100%, lo cual implica ser un poco más modestos con la cantidad de capas, pero sin perder detalle. Para eso, la idea es trabajar aún más las armonías, para conseguir evocar diferentes sensaciones, que es lo que nos interesa. Tiene que tener alma. Al igual que con Lightness, buscamos que la gente pueda disfrutar de un álbum como un todo, como una historia larga que estimule la mayor cantidad de sentidos y que provoque liberación. Creemos que, después de todo, está de más decir que el disco va a tener directa relación con el ahora, con lo que se consume hoy en día. Esperamos que sea -y creemos que va a ser- un buen compañero para consumir los estímulos de la actualidad. Nuestra intención es no solo potenciar el viaje de cualquier psiconauta que escuche el disco, sino que el álbum sea un viaje en sí mismo, que combine con lugares, imágenes, sustancias y sensaciones plenamente identificables con nuestra época. Una vez más, se trata de una fotografía del momento.

Escucha y descarga free el mixtape de Neon Dominik para Mute Magazine.
Site Oficial.